Sans-serif

Aa

Serif

Aa

Font size

+ -

Line height

+ -
Light
Dark
Sepia

¿Qué es un “Test vocacional”?

Tú y yo sabemos que a la hora de entrar a la preparatoria ya tenemos la presión de saber que diablos vamos a estudiar y a la mayoría de nosotros nos recomiendan hacer un “Test vocacional” y tranquilo no eres el único que pensó “y eso como ayudara a saber que es lo que quiero” por eso mismo te mostrare que es un Test vocacional y su importancia para la elección de tu carrera

 

¿Qué es el test vocacional?

Es una serie de pruebas que busca indagar diversos aspectos sobre la persona para facilitar la comprensión de sus propios intereses, habilidades, aptitudes, áreas de conocimiento, hábitos de estudios, preferencias profesionales, entre otros aspectos, con el fin de ayudar en la elección de una carrera.

¿Por qué es importante?

El test de orientación vocacional es una herramienta de gran utilidad, pues te permiten conocer información valiosa sobre aspectos personales que te servirán para la elección de tu carrera.

Eso sí, debes considerar que esta prueba no profundiza en factores externos como la realidad socioeconómica, la dinámica familiar, el mercado laboral, etc.; por eso, es importante saber que los primeros resultados del test no necesariamente determinan la carrera que debes escoger.

En todo caso, lo recomendable es integrar toda la información obtenida del proceso de orientación con otros instrumentos y aspectos a considerar que incluyen: la demanda de tu carrera, la oferta de estudio, especialidades, entre otros.

 ¿Cómo se deben realizar?

Estos test deben ser aplicados al finalizar la educación secundaria, ya que en este periodo tus intereses y aptitudes han logrado mayor claridad y se encuentran aptos para definir alternativas de carreras.

Por otro lado, también son utilizados en otras edades cuando se presume de la existencia de habilidades escondidas, si se busca reafirmar las habilidades y destrezas o como estímulo para salir adelante y conocerse mejor.

Es importante mencionar que estas pruebas no deben realizarse cuando la disposición del individuo puede influir en los resultados como la depresión, la cólera o la frustración.